El sector privado y las cámaras empresariales recolectaron 35 mil firmas que presentaron ante la Consejería Jurídica Estatal para lograr el veto a la ley que prohíbe la venta de productos de alto contenido calórico a menores de edad, y se evite el nuevo impuesto a los productos azucarados impulsado por parte de legisladores de Morena en la Cámara de Diputados local.

Los empresarios integrantes del Consejo Coordinador Empresarial (CEE), donde participaron agremiados de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), la Cámara Nacional del Pequeño Comercio (Canacope), la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), la Asociación de Chocolateros y la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes AC. (ANPEC), realizaron un mitin frente al palacio de gobierno e hicieron entrega de las firmas recolectadas.

Demandaron la instalación de una mesa de diálogo donde participen diputados, representantes del sector productivo y el gobierno estatal, para que se trabaje en la revisión de la ley de prohibición de la comida “chatarra” y se evite valer un nuevo impuesto local a los productos azucarados.

“Pedimos que los diputados en Oaxaca, principalmente los de Morena, no legislen para perjudicar al sector productivo, porque en riesgo están miles de empleos por sus determinaciones, pedimos al gobernador que se convoque a una mesa de trabajo para revisar las leyes que buscan regular los alimentos azucarados para que se tome en cuenta al sector productivo, para que no se dañe las fuentes de empleo”, expusieron.

“Queremos que haya una gran consulta, que el legislativo respete la figura del parlamento abierto y no asuma decisiones unilaterales a espaldas del pueblo”, precisaron los dirigentes y los empresarios.

Argumentaron que están a favor de que se regule la venta y el consumo porque están a favor de la salud de la niñez, pero lamentaron la forma en cómo se ha legislado sin tomar en cuenta a los empresarios y a la sociedad civil.

El líder del sector chocolatero, Óscar Sánchez Pombo, recriminó que se quiera poner obstáculos a la venta de chocolate, cuando este producto en Oaxaca es parte de las tradiciones, gastronomía y cultura de los pueblos originarios, además de que el que se produce en la entidad cuenta con su propia denominación de origen.