Sarah Robbins-Cole le sacó el verdadero valor a su dinero: aprovechó cada centavo que invirtió en un único vestido negro. Esta mujer de 52 años lo utiliza para cada ocasión. Lo usa para trabajar, mientras camina, para relajarse en el sofá e incluso lo utilizó el día de Navidad.Utiizó su vestido Rowena, que está hecho de lana merino sustentable, durante 100 días seguidos.

La mujer, que es devota religiosa a y capellán de la universidad, bromeó diciendo que se está tomando su trabajo muy en serio y por eso no se cambia la ropa, ya que no tiene “tiempo”.

Sarah, que vive en Boston, Estados Unidos, comenzó a utilizar su única prenda el 16 de septiembre de 2020 en un intento por vivir darle mucho espacio a la moda y también para ayudar a salvar el planeta. Lo disfrutó tanto y le fue tan bien que se propuso un nuevo desafío para 2021.

“Para mi sorpresa, usar el mismo vestido durante 100 días seguidos no quitó nada de mi vida. En cambio, me inspiró a dar un paso más y no comprar ropa o accesorios nuevos entre el 1 de enero de 2021 y el 1 de enero de 2022″, se propuso.

“Me di cuenta de que, a mi edad (52 años), tengo ropa para cada ocasión y si necesito un vestido de gala, ¡desempolvo uno que tengo en mi armario desde 1992!”.

“Estoy pensando en hacer una limpieza de mi armario, pero primero quiero esperar a ver cómo viene este año primero”, le contó a la prensa británica. Sarah tiene tres hijos con su esposo: Adrian, Elizabeth y Will, y la familia, además tiene dos mascotas.

Ella estuvo entre las 250 mujeres que aceptaron el desafío de los 100 días, dirigido por la marca de ropa Wool&.