Joel Morrison, un hombre de California de 37 años, se encontraba paseando por el cementerio de St. Joseph en Sacramento cuando dio con algo inédito. De la tumba centenaria de John Drissand sobresalía un gran mechón de pelo humano. Unos días después regresó al lugar y el cabelló seguía ahí.

La escena ha quedado inmortalizaba y ha sido carne de viral al subir un vídeo a TikTok de su macabro descubrimiento. Como ha explicado Morrison a medios locales después:

Cuando lo vi por primera vez, me sorprendió; no estaba exactamente seguro de que lo que estaba viendo fuera real, era realmente asqueroso. Pero después de una inspección más cercana, me di cuenta de que definitivamente era cabello humano saliendo de la tumba.

El video de TikTok muestra la lápida de 100 años con un mechón realmente grueso que sobresale de una grieta en la piedra como si fuera un accesorio de la noche de Halloween. “Se le sale el pelo por la rendija”, exclama un horrorizado Morrison, antes de comenzar todo tipo de improperios.

Sea como fuere, nos queda la gran pregunta. ¿Qué demonios hacía ese mechón de pelo humano sobresaliendo de la tumba de 100 años? Si descartamos de la ecuación cualquier parecido con La Noche de los Muertos Vivientes, hay varias teorías plausibles de lo que podría haber ocurrido.

El propio Morrison ofrece una pista:

Lo que parece que pudo pasar fue que había un árbol grande muy cerca de la tumba y las raíces del árbol habían crecido hasta la tumba, rompiendo la barrera de cemento y el mortero de ladrillos, posiblemente empujando los restos. Luego, una vez que se abrió la tumba, las ardillas, los roedores y cualquier otro animal pudieron entrar y salir libremente. Parece que tal vez estaban tratando de anidar en el cabello humano.

Como apuntan en IFLScience, lo más probable es que haya sido el resultado de una inundación, o de animales tirando del cabello del cadáver, tal vez para hacer un nido como apunta Morrison, lo cual es, si cabe, más desagradable. Dicho esto, la inundaciones son una causa bastante común de cuerpos que suben a la superficie. Como explican en el medio:

El cementerio Holt en Nueva Orleans, aunque es famoso por estar demasiado lleno a lo largo de los años, es conocido por los huesos que salen a la superficie cada vez que llueve demasiado. La lluvia altera el suelo y los huesos se elevan por el barro. Cuanto menos se diga sobre el apetito de los animales por la carne humana, mejor. En este caso, las raíces de un árbol cercano pueden haber causado la grieta en la tumba, lo que permitiría la entrada de agua de lluvia.

¿Y el cabello no debería estar descompuesto en una tumba en tan mal estado y después de 100 años? Al parecer, en el suelo el cabello se descompondría en unos pocos años. Dado que la tumba indica que la muerte ocurrió en 1906, lo normal es que sus huesos y cabello se hayan descompuesto a estas alturas.

Sin embargo, “esto varía según las condiciones, por lo que podría ser que el cuerpo estuviera bien conservado dentro de la piedra antes de una grieta muy reciente, después de la cual el cabello emergió”, cuentan en el medio.

Con información de Gizmodo

@kaitielynnme

My brother found this disturbing bit of hair while on an adventure to a cemetery! #tumbleweave #cemetery #corpse #grave #gross #wtf #omg

♬ original sound – Kaitlynn Erbeznik