Diversos sitios turísticos han quedado vacíos por el confinamiento para evitar la propagación del COVID-19 en el país, esto ha ocasionado que los animales regresen a su hábitat natural. Un ejemplo de ello es el caso de un cocodrilo avistado en playas de Oaxaca.

Luego de que se prohibiera el acceso a turistas, comerciantes y pescadores a las playas, la fauna de la zona se ha visto en la libertad de pasear sin restricciones por el área.

En una fotografía compartida en redes sociales por Esau Zavaleta, se logra ver a varios cocodrilos pasear a sus anchas en la playa Ventanilla, Tonameca, mientras las personas se encuentran aisladas por la contingencia sanitaria.

El mes pasado uno de estos animales fue capturado en la laguna de Regadío y reincorporado a su hábitat en la zona de los humedales en Colotepec.

Este hecho se suma a otros avistamientos de animales que han regresado a sus hábitats naturales, para retomar lo que les pertenece, según señalan los ambientalistas.