El presidente estadunidense, Donald Trump, instó a la rebelión contra el confinamiento, pese a que su país se ha convertido en el principal foco del coronavirus con cerca de un cuarto de los más de 154 mil muertos en el mundo.

Y es que la distancia social ha frenado la virulenta propagación de la pandemiacon 4 mil 500 millones de personas, es decir más de la mitad de la población mundial, confinadas en sus casas.

Sin embargo, en Estados Unidos, el principal instigador para poner fin al confinamiento es el propio presidente.

«¡Liberen a Minnesota!», «¡Liberen a Michigan!», tuiteó Trump al tiempo que manifestantes, a veces armados, se disponen a desafiar de nuevo este sábado en las calles a las autoridades de estos estados demócratas.

Mientras se superan los 154 mil muertos en el mundo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) anuncia la peor recesión desde de la Gran Depresión de 1929, los gobiernos se enfrentan al dilema de cuándo y cómo poner fin al confinamiento, en un intento de buscar el equilibrio entre amortiguar los daños a la economía y salvar vidas.

Prácticamente, no hay un solo país o territorio del planeta a donde no haya llegado el coronavirus, que ya ha infectado a un total de 2 millones 250 mil personas y ha provocado más de 154 mil muertos.
Temor a la violencia

Estados Unidos es el país más golpeado por el virus que surgió en la ciudad china de Wuhan a finales de 2019. Hasta ahora ha registrado más de 706 mil contagios y 37 mil 79 fallecidos.

Ante la falta de una red de protección social, millones de estadunidenses recurren a los bancos de alimentos, cuyos trabajadores están desbordados por la explosión de la demanda.

«Nuestros empleados no pueden más», dice Dan Flowers, responsable de un banco de alimentos en Ohio.

«Están desbordados. Nos gustaría ver el fin», dice.

En este contexto, el gobernador demócrata del Estado de Washington, Jay Inslee, está indignado por los tuits del presidente que alientan, según él, «actos peligrosos e ilegales».

«Pone a millones de personas en peligro de infectarse con la covid-19. Sus arremetidas desequilibradas y sus llamados a ‘liberar’ los Estados podrían llevar también a la violencia», tuiteó.

Según un estudio realizado por la Universidad de Stanford, en Santa Clara, en California, entre el 2.5% y el 4.1% de la población local estaba infectada por el coronavirus, entre 50 y 85 veces más que el número de casos oficialmente confirmados.
¿Desconfinamiento?

Ante las señales de la desaceleración de la epidemia en Europa, aunque siga aumentando el número de muertos, algunos países empezarán a reabrir los colegios.

A partir del 11 de mayo está previsto que lo hagan en Francia y Suiza, el 4 de mayo en Alemania, el 27 de abril en Noruega y desde ahora en Dinamarca.

En España, los alumnos seguirán estudiando desde casa el tercer trimestre y no hay fecha para reabrir los centros educativos.

Pero ¿se trata de un riesgo asumido? Los datos muestran que el coronavirus apenas afecta a los más jóvenes, por lo que el riesgo de esta franja etaria de enfermar gravemente o de ser vectores del virus al volver a clases parece menor, dicen los expertos.

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior