Un general brigadier Diplomado de Estado Mayor fue secuestrado en Puebla el sábado pasado, cuando iba en auto sobre la carretera Cuautla-Izúcar de Matamoros, considerada una de las de mayor inseguridad en los límites de Morelos y Puebla.

El militar estuvo al frente de un batallón que ha enfrentado a uno de los carteles de la droga más sanguinarios de la historia de México y recientemente había sido nombrado en un alto cargo en el Ejército, por lo que una de las líneas de la investigación sobre las que trabajan las autoridades castrenses a cargo es una posible venganza.

De acuerdo con información de autoridades locales, estatales y federales, el secuestro se dio a la altura de la comunidad San Juan Calmeca, municipio de Tepexco, Puebla, ya que éste fue el último lugar en el que se registró la señal del GPS del vehículo en el que viajaba el general.

Los plagiarios ya hicieron una demanda económica a la familia del alto mando castrense a cambio de su liberación. En tanto, el Ejército mexicano, la Guardia Nacional y autoridades de Puebla, Morelos y de la Ciudad de México investigan el delito.