El sacerdote Alejandro Solalinde Guerra dio a conocer qué hay 10 casos sospechosos de COVID-19, entre migrantes y personal de seguridad del Albergue de Migrantes “Hermanos en el Camino”.

Explicó que desde hace aproximadamente tres días, algunos de los migrantes y su escolta de este refugio, presentaban fiebre alta, dolor de cabeza y dolor de cuerpo, por lo que se tuvo que proceder a hacer el estudio clínico, que se dará a conocer en el transcurso de este día.

Desde que aparecieron los primeros casos de Covid-19 en la región, Solalinde Guera se ha mantenido en confinamiento dentro del Albergue, para coordinar las acciones, y proteger a los migrantes, y desde que se dio a conocer de los primeros contagiados en Ciudad Ixtepec, se restringió el acceso a los migrantes, y sólo se ha mantenido el refugio a 60 personas dentro del albergue.

“No recibimos visitas, y no he recibido a alguna persona, pero no sabemos, alguien tuvo que haber salido y haberse expuesto, hemos tenido los cuidados, en el comedor igual y no había pasado nada”.

Indicó que cada 15 días los migrantes salen a la fachada principal para recibir el pago del programa Bienestar, y otras personas pueden están trabajando en las obras complementarias dentro del albergue, pero no se tiene la certeza cómo se presentó el contagio.

El sacerdote Solalinde Guerra se reservó de declarar si presenta síntomas, pero adelantó que permanecerá en el interior del albergue para apoyar con los migrantes. “Aquí me voy a quedar pase lo que pase, acompañarlos y tal vez correr la misma suerte, o a todos nos va bien, o a todos nos va mal”.

Con información de El Heraldo de México