El secretario de Finanzas, Vicente Mendoza Téllez, anunció este miércoles que el gobierno de Oaxaca se desistirá de cobrar nuevos impuestos en 2020.

Con ello, el funcionario desechó la posibilidad de implementar el Impuesto sobre la Infraestructura Educativa, un impuesto sobre impuesto de donde las autoridades pretendían obtener recursos para mejorar los centros educativos de la entidad, así como el Impuesto sobre Remediación Ambiental, que buscaba gravar las actividades extractivas de materiales como andesita, arcilla, arena, azufre, caliza, grava, riolita, rocas dimensionables, sal, vermiculita, yeso, piedras y sustrato o capa fértil.

El funcionario habló con los medios de comunicación tras una reunión sostenida con legisladores en la sede del Congreso del Estado.

“Estamos despejando todo el tema de impuestos; viene una ley de ingresos muy similar a la del año anterior”, indicó el funcionario.

–¿Qué va a pasar con los cinco impuestos que se estaban proponiendo?, consultó la prensa.

–Se están bajando ya de la propuesta.

–¿Se quitaron los cinco? Se decía que sólo tres se iban a retirar.

–Así es. Se quitan todos.

Mendoza Téllez indicó que con las modificaciones hechas a la Ley de Ingresos, el gobierno estatal ha previsualizado una recaudación similar a la de este año (70 mil millones de pesos) con un aumento del tres por ciento por concepto de inflación.