Julio Zuluaga, enfermo con esclerosis lateral amiotrófica desde hace 15 años y originario de Villavicencio, le pidió a Martha Sepúlveda, paciente en Medellín que solicita la eutanasia, que se renuncie a su decisión. Julio, a pesar de que está postrado en una cama, con oxígeno y conectado a un respirador artificial, lucha por su vida contra esa enfermedad, ya que él cree en Dios, por lo que nunca ha pensado en la muerte asistida.

“Me aferro a la vida porque amo la vida, amo a mi familia, a mis amigos. Tengo tantas razones para vivir que no quiero morir sin haber dejado un legado y una historia para compartir”, expresó.

Según el medio Noticias Caracol, el paciente sólo puede mover la mano derecha, la misma con la que ha escrito un libro de poesía y con la que le juró amor eterno a su esposa hace 30 años. Con su voz cansada, le suplicó a Martha Sepúlveda a que desista de esa idea.

“Llénese de motivos para amar la vida doña Martha, hay mucha gente que la quiere y que espera mucho de usted, así no la conozca doña Marta, por favor, no lo haga, espere, no es el momento de hacerlo y pídale a Dios”, manifestó Julio.

Julio es el alma de la familia Zuluaga Rodas, aunque no lo parezca, sus tres hijos y tres nietos, sigue con ganas de luchar contra la enfermedad y eso es lo que mantiene los mantiene unidos.

“Julio para todos nosotros es como la carga de energía que necesitamos a diario porque yo puedo estar de bajo ánimo, como dice el de baja nota, y llegó y habló con él y como que lo llena de energía y a seguir adelante. Vean la situación en la que él está”, declaro Janeth Rodas, esposa de Julio.

El escritor no juzga a Martha Sepúlveda por su decisión de terminar su paso por este mundo, pues conoce el dolor de la enfermedad. Sin embargo, espera que su mensaje llegue al corazón de Martha y ella encuentre fuerzas para seguir luchando.