Tras la llamada de un vecino aterrorizado por los supuestos gritos de una mujer, la policía del condado de Palm Beach, en Florida, al norte de Miami, acudió a una vivienda.

Supuestamente una mujer se encontraba en peligro y la policía acudió en su rescate, pero al llegar al domicilio se encontró con que “Rambo”, un loro, era quien solicitaba a gritos ayuda.

El dueño del loro dijo a los oficiales que el loro era quien gritaba con desesperación, precisando que cuidaba de él desde su infancia.

“Les presenté a los agentes a Rambo y todos nos reímos”, dijo. “A veces grita ‘Ayuda, ayuda, déjame salir’, es algo que le enseñé cuando era niño y que Rambo vivía en una jaula”, concluyó el dueño.

“Rambo” también fue presentado al vecino que hizo la llamada de emergencia. El hecho ocurrió el pasado 29 de diciembre en un vecindario de Lake Worth Beach.