La zona arqueológica de Monte Albán, en la ciudad de Oaxaca, durante la celebración del equinoccio de primavera, este sábado lució vacía.

A diferencia de otros años, en los que miles de personas se congregaban aquí cada 21 de marzo, vestidos de blanco para recibir a la primavera, este año, por la emergencia por el coronavirus, la zona arqueológica estaba casi sola.

“Pues sí, realmente ha bajado el turismo por la pandemia que estamos viviendo y el pánico, pero pues digo pues estamos tomando las precauciones necesarias y decidimos tomar unos días libres para no estar pensando en puras noticias negativas”, comentó Ilenia Nava, turista.

Este sábado, apenas unas 250 personas ingresaron a Monte Albán.

El viernes, la afluencia fue de poco más de 300.

Las cifras son insignificantes, comparadas con las más de ocho mil personas que se recibían en estas fechas en la zona arqueológica, en años anteriores.

“Sí, con mucha tristeza me doy cuenta de que sí, está muy vacío, está muy vacío; yo vengo en un grupo y sí era de un metro a la redonda mantenerlo y sí es posible metro y medio”, indicó Rosa Carmina Segura, turista.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia no dispuso de operativos especiales para el ingreso y desplazamiento por la zona arqueológica de Monte Albán.

“Pues únicamente lo del gel antibacterial, el estornudo cubriéndome para que, pues no se esparza ningún germen que yo pueda tener o lo que fuera”, apuntó Eduardo Chávez, turista.

Por ahora, el INAH no ha tomado la decisión de cerrar esta zona arqueológica.

Con información de Jorge Morales.