A pesar de que la zona metropolitana de la ciudad de Oaxaca sigue en semáforo rojo por el alto número de contagios por la pandemia del Covid-19, un gran número de ciudadanos rompieron la fase del aislamiento preventivo y salieron a las calles, abrieron negocios y abarrotaron las filas de bancos y cajeros.

Muchos sin cubrebocas, algunos otros con protección, pero la movilidad en la ciudad fue alta con tráfico de vehículos y hasta dobles filas.

También volvieron a instalarse puestos ambulantes y hasta personas de la mendicidad pidiendo limosnas.

Además de observó a ciudadanos sentados en espacios públicos y algunos esperando entrar a comedores que violaron la Fase 3 de la contingencia y abrieron sus puertas a los clientes

También se reportaron abiertas zapaterías, joyerías, bisuterías y hasta moteles. Otros negocios que abrieron fueron las mezcalerías y hasta las tiendas de artesanías.

La líder de la Organización de Comerciantes del Centro Histórico de Oaxaca, Gloria Lorenza, anunció que seguirán abriendo sus comercios porque ya no tienen para pagar las rentas de sus inmuebles o pagar la nómina al personal.

Ante el desacato por parte de los ciudadanos y ante las medidas preventivas, elementos de la Policía Municipal expresaron que han trabajado para exhortar a los ciudadanos a que se autoprotejan y respeten de forma estricta los lineamientos de la política de sana distancia.

En tanto, el cabildo de Oaxaca determinó por mayoría esperar hasta el 30 de junio para valorar si reanudan o no las actividades comerciales. Hasta en tanto baje la red de contagios por el Covid-19, asumiendo que es la zona metropolitana donde se ubican la mayor parte de casos activos. Según el reporte clínico, el 74 por ciento de los casos del virus se concentran en la ciudad capital.

Por su parte, el gobernador Alejandro Murat Hinojosa dio a conocer que en Oaxaca seguirá vigente la Fase 3 de la contingencia, al reconocer que la entidad permanece en semáforo rojo por el número de contagios.