A pesar de las restricciones sanitarias por el Covid-19 y de las recomendaciones de las autoridades a no festejar a las madres, capitalinos ya estaban acudiendo a comprar este sábado en establecimientos tradicionales, cadenas comerciales y locales de barrios, según se observó en recorridos.

En la sucursal de la Pastelería Suiza, en la colonia Roma, se formaron filas afuera del establecimiento. Las personas esperaban turno para pasar al establecimiento y trataban de guardar la sana distancia.

Los trabajadores repartían gel antibacterial y solo permitían el paso de una persona por familia.

Mientras que La sucursal de la Pastelería Suiza en Polanco estaba cerrada.

En sucursales de la cadena La Esperanza se observó que el acceso era solo de una persona, guardias daban gel a los consumidores y los panes estaban envueltos en bolsas individuales.

Además, los trabajadores utilizan careta y cubrebocas y se instalaron marcas para que los clientes forman la fila a un metro y medio de distancia uno de otro.

En pastelerías pequeñas también ya había filas y, aunque los trabajadores repartían gel, las filas estaban menos separadas.

Algunos empleados indicaron que para este domingo esperan comenzar a vender desde temprano.