Una escuela en Ontario, en Canadá, se ha vuelto viral en todo el mundo luego de que un grupo de padres de familia pidieran la transferencia de la directora por ser una fanática de la banda de metal Iron Maiden. Ella fue acusada de publicar un “símbolo satánico” en su perfil de Instagram.

A través de la plataforma Change.org, titulada Eden High School Principal, Sharon Burns, Needs To Be Transferred Immediately!, los tutores lanzaron una campaña para pedir el cambio de la mujer al considerar su acto como maligno, luego de que la foto incluyera la cifra 666.

Los padres estamos profundamente preocupados porque la directora asignada a la escuela mostró símbolos satánicos y su lealtad a las prácticas satánicas en sus plataformas de redes sociales, donde todos los estudiantes pueden verlas”. “Exigimos su traslado a otra escuela. Reemplácenla por otra directora que se alinee con los valores de las familias en Eden y que no sabotee la enseñanza o la defensa de esos valores, y que no trate de presentar a los estudiantes impresionables las prácticas satánicas o el simbolismo“. No te compartimos el link de la petición porque esta ya fue cerrada. Consiguió la increíble cantidad de 553 firmas.

Como respuesta, usuarios crearon otra iniciativa en defensa de Sharon Burns argumentando que la institución es una escuela pública y “no cristiana”. “Recientemente, se lanzó una petición para ‘remover’ a la directora de la escuela secundaria Eden. Es ridículo que un par de padres juzguen su papel como directora basándose en una publicación de Instagram”.

“Eden High School es una escuela pública. No es una escuela cristiana. Si de alguna manera no les agrada la directora de la escuela de su hijo, envíelo a otra. Ella ha hecho muchos esfuerzos para recordarles a los estudiantes que Eden es un lugar diverso. Incluso ha convertido una habitación entera en una sala de oración para los estudiantes que practican religiones distintas al cristianismo, como la práctica del Islam”, señala.

“Ella ha hecho de Eden un espacio seguro para tanta gente. Ella no transmite más que amor y bondad, y es probablemente una de las mejores y más entusiastas directoras que ha tenido la escuela”, agrega la petición.

Todos sabemos de las creencias que se tienen sobre ese número, pero cualquiera que sepa algo de música entiende que la banda lo usa como un elemento de su identidad y nada más. Pero, los padres y madres de la comunidad no lo vieron así.

Y es que cuando se difundió que su problema con la directora era su amor por Iron Maiden, los mismos que lanzaron la petición la configuraron un poco para intentar aclarar que a nadie le preocupaba eso. Según explicaron, el problema era la publicación del número 666 por “ir en contra de los valores de la escuela y la comunidad”.