Se trata de una cifra histórica que deja ver el poder económico que representan los 55 millones de mexicanos en Estados Unidos. Con ingresos que superan a los 130 millones de personas que laboran en nuestro país, la fuerza de las remesas migrantes es ya una de las ayudas más importante a la economía nacional. En 2019 se enviaron 35,000 millones de dólares a México.

Buena parte de este dinero fue enviado al bajío mexicano, un territorio tradicionalmente ligado con la migración hacia el país del norte. Los estados que más recibieron estos recursos fueron Querétaro, Guanajuato, Jalisco, Michoacán y Oaxaca. También buena parte de los mexicanos en territorio estadounidense son originarios del Estado de México, lo que ubica al centro del país como el más beneficiado.

Con esta cifra histórica, México se posiciona ya como el cuarto país que más remesas recibe en el planeta. Antes que nuestra nación, India, China y Filipinas son los punteros en la lista. Recordemos que estados como Florida, California y Texas ya cuentan con una presencia colosal de mexicanos, lo que ha mutado la cultura local hasta convertirlos en estados en donde el español es la segunda lengua.

Para que el dinero trabajado en Estados Unidos por parte de los nacionales llegue de forma más completa a sus familiares en México, el gobierno mexicano ya ha solicitado a los bancos que bajen drásticamente sus comisiones para evitar que succionen recursos por el solo hecho de ser intermediarios. Por otro lado, el obradorismo mantiene apoyos sociales para evitar que se tenga que cruzar ilegalmente a otros países para obtener mejores salarios.

Con informacioń de Breaking