El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, declaró este viernes que no desea tener estatuas con su figura y señaló que estas deberían reflejar la cultura mexicana. Aseguró además que en su testamento pide que no se use su nombre para nombrar obras públicas.

“En mi caso tengo escrito en mi testamento que no quiero que se use mi nombre para nombrar ninguna calle, no quiero estatuas, no quiero que usen mi nombre para nombrar una escuela o un hospital”, dijo López Obrador en su conferencia matutina.

El mandatario añadió que “ya no es tiempo de rendir culto a las personalidades” con la construcción de estatuas. En todo caso, precisó, estas deberán representar a la cultura del país.

Respecto a la sustitución de la estatua de Colón por una cabeza colosal indígena, López Obrador reiteró estar de acuerdo con la decisión y precisó que se reubicará la escultura del colonizador.

El lunes pasado, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, informó que se colocará una cabeza de una mujer olmeca como homenaje a las mujeres de los pueblos originarios.

“Es el gran reconocimiento a los 500 años de resistencia a las mujeres indígenas de nuestro país, a ellas nos debemos, por ellas estamos, es la historia de nuestro país, de nuestra patria, claro que reconocemos Colón, pero hay dos visiones”, comentó Sheinbaum ese día.

La estatua de Colón, en cambio, se reubicará en el Parque América, una vez restaurada. 

Con información de Latinus