Una mujer llevó al extremo sus deseos de que su novio obtuviera un día libre en su trabajo, pues llamó en repetidas ocasiones para amenazar de poner una bomba.

Kayla Blake, una mujer de 33 años de edad, consideró una “buena idea” llamar al trabajo de su novio para advertir sobre una bomba, con el fin de que su novio tuviera la tarde libre. Sin imaginar, las consecuencias que esto podría tener.

Las oficinas de ‘Puritan Medical Products’, en Estados Unidos, fueron evacuadas de emergencia tras ser amenazados durante dos llamadas anónimas por una supuesta bomba.

Harold Bickmore, jefe de policía local, dijo que hubo dos amenazas de bomba “desde el mismo punto de origen”.

Una ocurrió a las 9 a.m, cuando la mujer llamó diciendo que iba a poner una bomba en la planta. Alrededor de dos horas después, ella misma dijo que iba a poner cuatro bombas cerca.

Aunque la mujer logró su comedito, que su novio regresara a casa y tuviera el día libre, la policía logró rastrear la ubicación del número de celular desde donde se hicieron las llamadas para amenazar.

Tras dar con la ubicación de Kayla, la mujer aceptó que las falsas amenazas de bomba le parecieron una “buena forma” de conseguir más tiempo libre junto a su novio.

Kayla Blake fue llevada a la cárcel del condado, donde su fianza se fijó en más de 30 mil pesos.