El presidente Andrés Manuel López Obrador llamó insensibles a los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) por fallar en favor de particulares que exigen reparaciones multimillonarias al gobierno.

“Acaba la Corte, imagínense, de ordenarle al gobierno que devuelva mil millones de pesos a una señora Azcárraga, de un juicio que se llevó en el sexenio pasado.

“Pero a los ministros de la Corte no les preocupa, esos duermen tranquilos, pero imagínense lo que representa entregar mil millones, cuantas becas para niñas, niños con discapacidad, vacunas, apoyo a la gente más pobre. Son unos insensibles.

“Pueden alegar que la ley es la ley, y qué?, y la justicia dónde queda? Que estuvo vals llevado el procedimiento y, bueno, por qué no plantean que se reponga el procedimiento y se haga justicia, no es de que no presentaste el escrito a tiempo, no asististe a la audiencia, te faltó ponerle la fecha’. Entonces, cómo no se van a dar cuenta ya que se trata de mil millones de pesos? Que no están ahí para impartir justicia? Ese es problema que tenemos”, señaló en la conferencia de prensa matutina al responder a una pregunta acerca de los dos recientes ex presidentes y su posible responsabilidad en entrega de contratos para la construcción de reclusorios.

Dijo que no se va a empantanar en juicios.

Recordó que ya hubo una consulta ciudadana al respecto.

Dijo que si bien hay expedientes abiertos en la fiscalía General de la República, el no promoverá juicios, sino recuperar todo lo que se pueda de las irregularidades del pasado, a partir de negociaciones en lugar de acudir a tribunales internacionales dónde regularmente pierden los gobiernos.

“Yo ya expuse desde que tomé posesión que no íbamos nosotros a presentar ninguna denuncia en contra de expresidentes, que íbamos a respetar la opinión de la gente, por eso lo de la consulta, me tocó presentar la iniciativa para que la gente decidiera si se juzgaban a los ex presidentes: a Salinas, a Zedillo, a Fox, a Calderon , a Peña Nieto.

“Ya conocemos los resultados, mucha gente salió a votar, fue muy importante; sin embargo, no hubo promoción suficiente y también la gente no participó y depende mucho también de todos nosotros, siempre son los ciudadanos los que tienen que tomar la iniciativa”, expuso.

Entonces, añadió, eso no significa, que como no hubo participación suficiente y no fue vinculatoria, no significa que no se pueda juzgar pero ese es un asunto que tiene que ver con el Poder Judicial y la fiscalía.

Nuestra opinión – añadió- es que teníamos que ver hacia adelante y no empantanarnos en escándalos, en la política que se seguía de actos espectaculares, lo que hizo Salinas con el dirigente

Petrolero y otros de ese tipo, “para terminar siendo un gobierno completamente corrupto. Para qué eso? Es mejor no permitir la corrupción, sin ventilar todos los casos, y que los ciudadanos puedan presentar denuncia”.

“Qué es lo que a mí me importa más? Claro que tiene que haber justicia, pero me interesa mucho el poder recuperar, el que haya reparación del daño. En este caso, solo en lo que me falta de gobierno, si así lo decide el pueblo, por esos contratos nos vamos a ahorrar 10 mil millones de pesos, porque se renunciaron. Fueron (contratos) por 16 mil 500 millones de pesos, así que van a pagar 14 mil 500. Nos ahorramos 2 mil 509 por año y en cuatro años son 10 mil millones.

“Lo mismo en el asunto de la planta de fertilizante. Son 200 millones de dólares, aunque el señor (Ancira) dice que no va a pagarlos ; lo están mal aconsejando, pero yo estoy seguro que va a cumplir con el compromiso que se suscribió “.

El Presidente hizo énfasis en la importancia de recuperar todo lo que es posible porque es muy fácil meter denuncias.

En estos casos, por lo general, hay posibilidad de que acudan a instancias internacionales y ahí no le va bien a los gobiernos.

“Tienen abogados que son especialistas en el tráfico de influencia; no es que sepan mucho de derecho sino que tienen muchas influencias, ustedes ya saben cómo se maneja todo lo relacionado con la impartición de justicia en el país y en el mundo. Es un asunto de cúpulas”.

Con información de La Jornada