Una madre adoptiva estadounidense supo que había hecho lo correcto al adoptar a sus dos hijos tras escuchar el testimonio de uno de ellos en la corte.

Dayshawn y Michael son dos hermanos que pasaron gran parte de sus vidas en el sistema de acogida infantil estadounidense. Finalmente, fueron recibidos en el hogar de Sara Cozad.

Ella y su esposo, Stuart Shank, pasaron años ofreciendo su hogar temporalmente a niños en el sistema. Se sintieron muy triste y entonces tomaron la mejor decisión de su vida.

Pero cuando llegó el momento de que Michael y Dayshawn fueran a otro hogar, la pareja simplemente no pudo aceptarlo y entonces así sabían que tenían que hacer algo a favor de los niños.

Decidieron seguir otro camino: adoptar a los niños de forma permanente, haciéndolos parte oficial de la familia.

Tras la decisión, comenzaron los procesos legales para hacerla realidad. Lo lograron en 2018.

El video del preciso instante en el cual la adopción fue finalizada se hizo viral en las redes sociales.

La grabación muestra a la nueva familia sentada en la corte, siendo sondeados por una jueza.

La jueza le preguntó directamente al mayor de los chicos, Dayshawn, si estaba a favor de la adopción. El joven dijo felizmente que sí, con una enorme sonrisa cruzando su rostro.

Procedió a explicar cómo él y su hermano han recibido muchísimo amor de su familia adoptiva, y que ese amor es recíproco. «Estoy feliz de ser su hijo. Realmente son lo mejor que he tenido», dijo Dayshawn.

«No pudiese pedir nada más. Solo deseo poder amar a estas personas el resto de mi vida», agregó el chico. Las palabras del joven conmovieron a su madre hasta el llanto.

También le llegaron al corazón a la jueza, quien inmediatamente declaró que estaba convencida.

Le preguntó al pequeño Michael si también estaba a favor de la adopción, y lo instó a sellar la decisión él mismo.

Michael tomó el mazo del juez y lo hizo sonar contra la mesa, confirmando el veredicto. Así, los padres pudieron finalizar la adopción de los dos nuevos integrantes de la familia.

Para marcar la ocasión, la familia asistió al tribunal (y luego se fue a casa) en una lujosa limusina. El video de la adopción conmovió a miles de personas en las redes.

«Adoptar un niño es un acto increíble. El mundo necesita más gente así», escribió un cibernauta.

Otros señalaron la suerte de los hermanos de haber sido adoptados por una misma familia.

Ya que la separación suele ser muy lastimosos para esos niños, pero gracias a dios y a todos os santos milagrosos de ser acogido los dos por esta hermosa familia.

VER VIDEO AQUI: