En Oaxaca, ante la pandemia por covid-19 una madre de familia que tuvo que trasladar su puesto de frutas y verdura a su casa, pero también tiene que ayudar a su hijo en sus clases en línea.

Ella lo apoya cuando se cae la señal de Internet, le respalda en la elaboración de la tarea y está atenta de su aprendizaje en los momentos en los que no tiene clientes.

El menor cursa el primer año y se adapta a la primaria sentado a lado de su madre que vende en su puesto, el cual instaló en el patio de su domicilio.

“Voy en primero y me siento bien a lado de mi mamá tomando mis clases, aunque quisiera estar en el salón junto con mis amigos”, indica el niño.

“De las materias que recibo por Internet me gusta el español y hoy aprendí a escribir y quiero ser bombero de grande para que cuando haya un incendio yo lo apague”, agregó.

La madre menciona que se siente bien ahora con el trabajo en casa y también a lado de su hijo, «porque le presto mas atención, pues a pesar del trabajo tengo que estar junto con él».

«A penas la maestra le realizó una video llamada y le explico lo que iba hacer y eso estamos haciendo juntos, yo estoy dispuesta a estar junto con él, en sus clases en línea, ya que trabajamos juntos en esta nueva dinámica, es algo complicado, pero no difícil de hacer”, agregó.

El 24 de agosto inicio el ciclo escolar a distancia en Oaxaca y los maestros y alumnos tiene que recibir sus actividades escolares haciendo uso de dispositivos móviles, computadoras o con la televisión.

Según el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO) hay un censo de 900 mil alumnos en el nivel de educación básica, más del 65 por ciento lo realizan sin contratiempos, el resto tiene dificultades por falta de televisor, dispositivos móviles o acceso a Internet.