Jorge arriesgó su vida al entrar a la zona cero del Cerro del Chiquihuite para buscar a sus hijos Mayrín y Dilan y a su esposa, Paola, quienes supuestamente se encuentran bajo los escombros del derrumbe ocurrido el 10 de septiembre en el municipio de Tlalnepantla, Estado de México.

En redes sociales se ha hecho viral un video en el que se puede escuchar como el padre de los menores grita desesperadamente el nombre de su hija de tres años, quien está desaparecida desde el viernes, día que ocurrió el desgaje en Las Cruces, entre Legión Aconcahuac y Federación Mexicana de Excursionismo, colonia Lázaro Cárdenas 3 sección.

“¡Mayrín, Mayrín!”, se escucha en el video difundido por Joaquín López-Dóriga. En la grabación se puede ver como el hombre entró a la zona cero para buscar a sus dos hijos y su pareja, quien tiene 22 años.

Los equipos de rescate le pidieron guardar silencio después para escuchar si había algún tipo de respuesta, sin embargo, no se logró percibir algún ruido para poder ubicar alguna posible víctima bajo los escombros.

Las autoridades habían reportado 10 personas desaparecidas tras el deslave del viernes, cuando se confirmó un muerto, sin embargo, el subsecretario de Gobierno del Estado de México, Ricardo de la Cruz, informó que falta localizar a una familia, integrada por una mujer y sus hijos.

“Tenemos una familia detectada que nos dice que puede tener tres familiares ahí adentro, se ha manejado un número de 10, pero solo tenemos identificadas tres personas que podrían estar ahí, no hay que manejar números hacia arriba”, expresó el funcionario estatal a la prensa.

En tanto, el Coordinador General de Protección Civil (PC) del Estado de México, Samuel Gutiérrez Macías, informó que en la búsqueda de Paola Daniela Campos Robles y sus dos hijos, Mayrín y Dilan, de tres y cinco años de edad, trabajan 12 binomios caninos y equipos de rescate especiales.

80 familias fueron desalojadas tras el derrumbe del Cerro del Chiquihuite en el municipio de Tlalnepantla y las autoridades han pedido a los vecinos que dejen sus casas ante el riesgo de otros deslaves.

Con información de El Heraldo de México