HR Ratings revisó al alza la calificación de “HR A-” a “HR A” al municipio de Oaxaca de Juárez, Oaxaca, y modificó la perspectiva de Positiva a Estable.

La revisión se debe al adecuado desempeño fiscal por parte del municipio, ya que, a través del crecimiento observado en las participaciones federales y en el cobro de impuestos, la entidad generó un superávit primario ajustado equivalente a 3.2% de los ingresos totales en el 2018 (vs 3.5% proyectado).

Con ello, el municipio liquidó la deuda a corto plazo durante el 2018 y reportó una importante disminución en los proveedores por pagar, por lo que la deuda neta sobre los Ingresos de Libre Disposición (ILD) se ubicó en -0.2% (vs -1.3% proyectado), mientras que la métrica de Obligaciones Financieras sin Costo (OFsC) a ILD pasó de 11.0 a 2.5% en el 2018.

Según el comportamiento esperado en los balances de la entidad, se estima un nivel promedio de 4.0% en la deuda neta a ILD y de 4.3% en la métrica de OFsC durante el periodo proyectado.

Oaxaca reportó en el 2018 un balance primario deficitario equivalente a 4.9% de los ingresos totales, mientras que en el superávit primario ajustado fue un superávit de 3.2%, al considerar el movimiento interanual en la caja.

En lo anterior, destaca el crecimiento anual de 20.7% en las participaciones federales con una mayor gestión de recursos a través del ISR participable, sumado a un dinamismo importante durante el 2018 en el cobro del Predial, como parte de la recaudación propia.

“HR Ratings estimaba para el 2018 un superávit similar en el superávit primario ajustado de 3.5%, donde se registró un monto 8.7% superior en los ILD frente a lo proyectado y compensó una desviación en el nivel de gasto no operativo, al ejercer 144.7 millones de pesos de recursos adicionales en obra pública”, destacó la agencia en un reporte enviado a la BMV.

La deuda directa de Oaxaca a junio del 2019 ascendió a 87.2 millones de pesos. El municipio se caracteriza por utilizar créditos a corto plazo como principal fuente de financiamiento bancario, por lo que derivado del cambio de administración no se reportó deuda directa al cierre del 2018 y se estima que al cierre del presente ejercicio ascienda a 80.0 millones de pesos correspondiente a deuda de corto plazo.