Quién hizo el esfuerzo de hacer esta acción pide no generalizar la actitud de los migrantes. “Algunos son agradecidos pero otros no aceptan por su costumbre o cultura, pero deben de tener forma para decir no, e insisto que no se trata de generalizar”, señaló

Ciudadanos haitianos que estaban de paso por la ciudad de Veracruz regresaron una caja con tortas que les regalaron con todo el corazón personas altruistas, porque eran de frijol y “no les gusta deshechos o batidos”.

Víctor Terrones es un taxista que trabaja en las inmediaciones de la central camionera y quien al observar las precarias condiciones en las que llegaban al sitio se organizó con sus compañeros para hacer una colecta y comprar teleras, frijoles refritos y queso fresco.

Con lo que lograron acumular prepararon los alimentos y aguas frescas y se las llevaron a los migrantes.

“Las abrieron y decían ‘no, no’ y hablaban su idioma y decían que los frijoles no, había mucha gente y entonces ya nadie se arrimaba; uno que hablaba español nos dijo que ellos no comían frijoles”.

Ante esa situación, los prestadores de servicios recogieron el paquete y se lo llevaron al Hospital Regional de Alta Especialidad de Veracruz para regalarlas a los familiares de pacientes de escasos recursos económicos que se quedan a descansar en los alrededores.

Algunos son agradecidos y otros están sacando el peor lado haciendo que la imagen de los migrantes se generalice.

Migrantes