El gobierno de Donald Trump logró un polémico acuerdo para hacerse con todo el suministro mundial de los próximos tres meses de remdesivir, uno de los medicamentos más prometedores en el tratamiento del covid-19.

El medicamento, producido por la farmacéutica Gilead Sciences, es el primero en ser aprobado por las autoridades en EE.UU. para el tratamiento de la enfermedad.

Según el anuncio del Departamento de Salud y Servicios Humanos, el acuerdo con Gilead garantiza 500.000 tratamientos, equivalente al 100% de la producción de julio, 90% de la producción en agosto y 90% de la producción en septiembre.

La compra sucede cuando EE.UU. registra un alarmante repunte de nuevas infecciones de coronavirus. Es el país con más casos y con más muertes y lo expertos alertan de que el control total de la pandemia está lejos.

El acuerdo ha suscitado críticas por el acaparamiento del medicamento por un solo país que, además, cuenta con la mayor capacidad económica del planeta. Y hace pensar qué podría pasar cuando se descubra la vacuna contra la pandemia.

Remdesivir es un fármaco antiviral que ha sido utilizado contra el ébola. Actúa atacando una enzima que el virus necesita para replicarse dentro de nuestras células.

Su tratamiento ha sido aprobado en pacientes con covid-19 en Estados Unidos y Reino Unido, entre otros países.