Flavio Hlabangwane, de 26 años, vive en Soweto, un área urbana de Johannesburgo, en Sudáfrica, y desde el sábado 13 de noviembre está detenido, pues fueron encontrados restos humanos en su refrigerador.

La pareja de Flavio, una joven de 20 años, se quedó a dormir por primera vez en la casa del hombre durante la noche del viernes, de acuerdo con medios locales.

A la mañana siguiente, mientras Flavio salió a comprar el desayuno, ella abrió el refrigerador y encontró el cuerpo de otra mujer, oculto en bolsas de plástico. “Abrió una bolsa y vio una mano“, relató una vecina.
La joven salió corriendo de la casa y llamó a la puerta de un vecino. Se encontró con un policía retirado y su amigo, quienes la siguieron hasta la vivienda para corroborar el hallazgo.

“Cuando los vecinos estaban reunidos, Hlabangwane entró en el patio. El policía le dijo que había una denuncia y le preguntó por la mano que había dentro del refrigerador. A lo que el hombre respondió: ‘¿Qué refrigerador? ¿De qué estás hablando? No hay nada ahí’”, narró un testigo.

En ese momento, el policía retirado rompió las bolsas, confirmó que el cuerpo se encontraba adentro y esposó al dueño de casa. En tanto, uno de los vecinos se asomó en el refrigerador y contó que vio un brazo con sangre, “fue un shock “, afirmó.

Mientras esperaban a la patrulla de la policía, Hlabangwane intentó suicidarse al clavarse un puñal en el cuello y beber lavandina mezclada con vinagre, pero no logró su objetivo.

Por la lesión, el hombre fue trasladado a una clínica cercana, donde recibió atención médica y se recuperó de las heridas. Posteriormente, fue encarcelado.

La portavoz de la policía, Brenda Muridili, indicó que el torso y la cabeza todavía no habían sido encontrados y que estaban esperando un informe forense sobre las extremidades para su identificación, pero presumen que se trata de una ex novia de Hlabangwane.

“Hasta el momento no hay ninguna actualización sobre ese lado de la investigación, ya que los acusados ​​también están siendo perfilados”, dijo.

Mientras tanto, las autoridades indicaron que la familia de una joven de  23 años, originaria de Soshanguve, se presentó después de que se encontró el documento de identidad de su hija en la habitación de Hlabangwane.

El detenido rentaba una habitación en la parte trasera de una casa familiar, donde también hay otras dos cabañas en alquiler desde el año pasado.

Los propietarios de la vivienda están preocupados por la posibilidad de que puedan ser vinculados al crimen y ello los afecte tanto de manera individual como a su familia.

Hlabangwane y la joven que descubrió los restos se conocieron por Facebook y era la primera noche que pasaban juntos. Según los vecinos, él era un hombre tranquilo sin demasiados amigos.

Asimismo, mencionaron que no habían visto a su ex novia durante más de un mes y que había llevado a otras mujeres desde entonces.