Sin el diputado electo del partido Revolucionario Institucional, Gustavo Díaz Sánchez -recluido en un penal de Veracruz, por presuntos delitos contra la salud, ultraje a la autoridad y portación de arma de fuego- , 8 de 9 diputados y diputadas electas del PRI, se acreditaron como congresistas para la LXV Legislatura que se instalará el próximo 13 de noviembre.

Mientras el líder estatal del PRI, Eviel Pérez Magaña, fue mesurado en pedir la justa aplicación de la ley y dijo confiar en la instituciones de justicia del Estado de Veracruz, los legisladores, Fredie Gil Pineda Gopar y el futuro Coordinador de Bancada, Alejandro Avilés Álvarez, confiaron en la inocencia de su entrañable compadre.

Por el distrito I de Acatlán de Pérez Figueroa, es diputado electo, Gustavo Díaz Sánchez, quien por estar detenido en un penal de Veracruz, no acudió al proceso de acreditación, debido a que su audiencia para determinar si es vinculado a proceso o no, se realizará éste viernes 12 de noviembre, un día antes de instalarse formalmente la legislatura.

Los priístas fueron acompañados por el líder del PRI, Eviel Pérez Magaña, quien mesurado pidió un proceso apegado a derecho y dijo que confia en las instituciones.

Más estridente, Fredie Pineda Gopar, aseguró creer en en inocencia de “mi compa Gustavo Díaz” y afirmó que hay un complot contra él (porque) “no es delincuente es luchador social”.

Fue más allá, al afirmar que le sembraron cosas como asegura lo acostumbra el Gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez.

A su juicio, el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, no tiene porque meterse en este conflicto legal.

En tanto, el coordinador de bancada, Avilés Álvarez, confió en la inocencia de Díaz Sánchez y apeló al Estado de Derecho para que se hagan las cosas conforme a lo que marca la ley.

Con información de Jaime Guerrero.