La promotora cultural Paloma Reyes Lacayo denunció la desaparición de 22 momias del Museo de las Momias de Guanajuato, por lo que pidió la intervención de diversas autoridades como el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y hasta las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Reyes Lacayo, exdirectora de dicho recinto, señala que los restos áridos (momias) han sufrido de traslados no autorizados y que hay problemas con su manejo y conservación, por lo que pidió la intervención del titular del INAH, Diego Prieto Hernández, informó el periódico Excélsior.

A decir de la promotora cultural, la actual administración del museo ha realizado exposiciones itinerantes de momias por ferias y festivales, que no cumplen con los requisitos de su traslado para su conservación y pone como ejemplo hasta un rally, así como traslados irregulares a otros estados de la República.

“No se cuenta con las condiciones mínimas para el cuidado y conservación de los restos momificados, pues se carece de un diagnóstico del estado de conservación y de un protocolo para su exhibición, resguardo, conservación, manejo y transporte”, dice la carta enviada al titular del INAH.