Habitantes del Barrio El Coyote y Calle El Mirador, del municipio de Santa María Atzompa, ya no pueden quedarse en casa debido a que se están quedando sin alimentos y sin dinero, las provisiones de las primeras semanas del Covid-19 se están agotando sin que hasta el momento las autoridades tomen medidas, las familias se han visto en la necesidad de recurrir a distintos medios para buscar el sustento, así lo informó Júpiter Tapia Cazales, dirigente de Antorcha en Valles Centrales de Oaxaca.

Durante la semana más crítica de contagio del Covid-19, existen despidos masivos por el cierre de las empresas en la capital de Oaxaca, los tianguis, mercados, pequeños y grandes comercios se están quedando sin ventas y algunas tienen que suspender actividades, hecho que afecta a las familias de colonias aledañas de municipios como San Pedro Ixtlahuaca, Santa María Atzompa, Cuilápam de Guerrero, Oaxaca de Juárez, Santa Cruz Xoxocotlán, San Antonio de la Cal, Zaachila, Tlacolula y Etla cuyos ingresos dependen principalmente del comercio, restaurantes, hotelería, industria manufacturera y transporte público.

Lidia Filomena Escobar, habitante del Barrio El Coyote, municipio de Santa María Atzompa, acusó de que las condiciones de pobreza en la zona se sigue agravando, pues a la falta de agua potable se suman también desabasto de comida, despensa básica y medicinas. Dos de sus hijas laboraban en el oficio de mantenimiento y limpieza en tiendas de autoservicio, pero por la emergencia sanitaria fueron suspendidas de sus labores, sin goce de sueldo, hasta nuevo aviso.

Las colonias de este municipio no están en condiciones, en infraestructura y servicios, para enfrentar las medidas de sanidad que exigen las autoridades, pues carecen de lo más elemental, tal es el caso de la colonia antorchista El Mirador, en el que las familias compran el agua por pipas, por cada 100 litros pagan 200 pesos semanalmente, lo cual representa un gasto adicional por familia.

En Santa María Atzompa, municipio de alfareros, más del 80% de los trabajadores del oficio han suspendido actividad, pues la cuarentena ha provocado la disminución de las ventas de los productos que se producen y piden ayuda humanitaria urgente, además de que exigen que se le de prioridad a las familias que más lo necesitan.

Con información de Estado 20