Un restaurantero vasco fue condenado a 12 años y 9 meses de cárcel por introducir ilegalmente en España a tres trabajadores mexicanos y por la explotación laboral en su restaurante.

Según la sentencia, a la que tuvo acceso Efe, el acusado ofreció en 2016 un curso teórico-práctico sobre “Cocina vasca de diseño” en un restaurante de San Sebastián al que asistió uno de los ciudadanos mexicanos que sufrió la explotación laboral.

Meses más tarde contactó con este hombre, que ya se encontraba en México, y le ofreció trabajo como chef en su local de la localidad guipuzcoana de Irún, con unas condiciones verbales “aceptables” aunque “sin formalizar contrato de trabajo”, y también ofreció empleo como camarero a su pareja sentimental.

El inculpado les facilitó “visado de estudiantes” con la “apariencia ficticia” de que iban a recibir “un máster en restauración” para que entraran en España como alumnos y luego ser víctimas de explotación laboral.

Una vez en ese país, los dos ciudadanos mexicanos comenzaron a trabajar en Irún, al igual que un tercer compatriota que había sido captado en México de un modo similar, momento en que comenzó la explotación laboral.

Según la sentencia, las víctimas trabajaban “sin formalizar contrato” laboral, sin ser dados de alta en la Seguridad Social y en “gravosas condiciones“, con “extensos horarios de martes a domingo, y con una “baja retribución económica”, y con el “temor a perder el trabajo por su condición de extranjeros no comunitarios” (de fuera de la Unión Europea).

Con información de EFE