Las autoridades chinas decidieron este miércoles cerrar todos los transportes en Wuhan, ciudad de 11 millones de habitantes donde comenzó el brote de neumonía que hasta el momento ha dejado al menos 17 muertos, e impedir cualquier salida de la ciudad “sin razones especiales”.

En una escueta circular publicada por el nuevo puesto de mando para el control y prevención de la neumonía de la ciudad pasadas las 03:00 hora local (19:00 GMT del miércoles) se establece que a partir de las 10:00, hora local (02:00 GMT) del jueves, se suspenden el “transporte público urbano, el metro, el ferry y los transportes de pasajeros de larga distancia”.

Así pues, el aeropuerto y la estación de tren quedarán “temporalmente cerrados” para salir de la ciudad y, de hecho, se prohíbe que ningún ciudadano “salga de Wuhan sin razones especiales” hasta nuevo aviso.

La prohibición llega tan solo un día antes del equivalente en el calendario lunar chino a la Nochevieja, ya que el próximo sábado se celebra el Año Nuevo chino, la principal época festiva del año en el país, en la que millones de personas viajan para reunirse con sus familias.

Esta drástica medida tiene como objetivo, según el comunicado, “cortar de forma efectiva la transmisión del virus, contener con determinación la inercia de la propagación de la epidemia y garantizar la seguridad de las vidas y la salud de la gente”.

En redes sociales, se han difundido videos de la ciudad por dentro, les presentamos dos, el primero en el que se pueden ver las carpas improvisadas para atender a los enfermos. Y en segundo lugar, un automovilista es impedido para salir de la ciudad por que las casetas de peaje están cerradas.