En redes sociales se hizo viral un video en el que se puede apreciar el momento en el que un burro corre, literalmente, por su vida, pues momentos antes escapó de un restaurante en China en el que él sería el platillo principal, por lo que las imágenes del escape del asno generaron todo tipo de reacciones entre los internautas.

La inusual escena fue captada hace unos días en Pekín, la capital de China, lugar en el que se acostumbra a comer la carne de estos animales pues se le atribuyen múltiples propiedades nutritivas y hasta medicinales, no obstante, uno de estos asnos no vio con buenos ojos el que sería su destino y antes de pasar al matadero logró escapar del restaurante donde sería servido protagonizando una persecución que se hizo viral en redes sociales.

Las imágenes que circulan en redes sociales fueron grabadas desde el interior de un automóvil y en un primer momento se puede apreciar que el burro corre a toda velocidad mientras es perseguido por un empleado del restaurante, quién sigue de cerca al animal abordo de una motocicleta, posteriormente, cuando el vehículo empareja el paso del animal se puede apreciar que pese a que luce cansado no detiene su marcha y en el final del clip se ve que el animal ya casi es alcanzado por el hombre, sin embargo, el asno se rehúsa a detener su marcha y sigue corriendo.

Cabe mencionar que en el video difundido en redes sociales no se apreciar cuál fue el desenlace de la extraña persecución, sin embargo, las imágenes generaron todo tipo de reacciones en redes sociales, especialmente en china, donde el video tomó una gran popularidad en la popular red social llamada Weibo, donde un usuario escribió una frase que resultó ser la síntesis perfecta del clip. “Si corres rápido nos vemos en internet, y si corres despacio nos vemos en la mesa”.

Fuera de China, las imágenes de la persecución del burro causaron gran asombro entre los internautas pues se enteraron que en el país asiático se comen la carne de estos animales y no tardaron en aparecer las bromas pues algunos internautas señalaron que “por este tipo de cosas surgen las pandemias” haciendo alusión a que el virus del Covid-19 se originó en Wuhan comer murciélagos, mientras que otros aseguraron que el burro se había ganado el derecho a seguir viviendo, sin embargo, como se mencionó antes, se desconoce cuál fue el destino del animal.

De acuerdo con información emitida por diferentes medios locales, en China se consumen cada año un aproximado de 4 millones de burros ya que su carne tiene propiedades nutritivas a la cual, también se le atribuyen propiedades curativas, además su piel se emplea en diferentes “remedios” de medicina tradicional china.