Luego de ver como unos asaltantes mataban a su pareja sentimental frente a sus ojos, una mujer enfrentó una nueva pena al percatarse que el cuerpo que velaba no era el de su esposo.

Los hechos se suscitaron en su domicilio ubicado en la supermanzana 230 de Cancún, Quintana Roo, luego de que personal del Servicio Médico Forense (Forense) y de Servicios Periciales de la Fiscalía General del Estado (FGE), entregaran por error el cuerpo de otra persona a la funeraria Dulces Recuerdos, encargada de embalsamarlo.

El error fue descubierto en el momento en que la mujer quiso despedirse de su compañero de vida y abrió el ataúd, momento en el que se dio cuenta que la persona a la que le habían estado rezando durante varias horas no era su esposo.

Luego de comunicarse con la funeraria y realizar de nuevos los trámites para el intercambio del cuerpo y recibir el correcto, la familia pudo finalmente velar al joven de 26 años, José N, quien fue asesinado en las primeras horas del lunes al resistirse a un asalto en la Región 228, mientras esperaba a su esposa en el paradero del autobús.