Angélica, de 15 años, fue encarcelada durante 11 días por huir de su agresor. Se trataba de su suegro, quien intentó violarla hasta en cuatro ocasiones.

Cuatro años atrás, el hombre pagó 120 mil pesos para que la menor se casara con su hijo, como parte de un matrimonio infantil forzado en la comunidad de Cochapa el Grande, Guerrero.

Rafael, el joven con el que fue obligada a casarse migró a Estados Unidos y la menor fue reubicada en casa de sus «suegros», donde convivía con su agresor.

Fue por estos hechos que la menor escapó a casa de su abuela, Petra Aguilar, de 70 años. Al percatarse de la situación, el hombre exigió de vuelta su dinero más una suma extra por «intereses».

El 29 de septiembre, Angélica fue encarcelada junto a una de sus tías, su abuela y sus tres hermas de entre 8 y 6 años, por no pagar los 210 mil pesos que su agresor exigía de vuelta.

Concepción, la madre de la menor, quien se encontraba embarazada de trillizos, fue golpeada por policías comunitarios, provocándole un aborto.

La Comisión estatal de Derechos Humanos informó que la noche del domingo Angélica y sus hermanas fueron liberadas de la Casa de Justicia Dos Ríos, donde permaneció encarcelada durante 11 días.

Por su parte, la Fiscalía General del Estado (FGE), investiga la retención de la menor y sus familiares, por privación de la libertad personal y lesiones calificadas.

Información de 24 Horas