El gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, criticó que la forma en que se realiza la entrega en esta entidad de apoyos federales a la población es contraria a las indicaciones de las autoridades sanitarias ante la contingencia que existe por el coronavirus COVID-19.

“Me parece que hay un contrasentido en que el Consejo de Salubridad esté pidiendo distanciamiento y aislamiento social, y que no haya la coordinación para poder entregar los apoyos bajo este esquema”, señaló el mandatario estatal este jueves en una conferencia.

El mandatario estatal sugirió que la entrega se haga casa por casa, y no obligando a los ciudadanos a que hagan largas filas en espacios públicos, exponiéndose a contraer COVID-19.

Murat Hinojosa enfatizó que mantiene una buena relación con el presidente Andrés Manuel López Obrador, por lo que pidió al personal de la Secretaría de Bienestar aprovechar esa situación para coordinar la entrega de los apoyos sin poner en riesgo a los beneficiarios.

“Yo tengo una gran coordinación con el presidente Andrés Manuel López Obrador y desde aquí mando una invitación abierta a los responsables de Bienestar para que puedan utilizar toda la infraestructura que ya tiene el estado”, dijo.

Las declaraciones del gobernador se dan luego de que en redes sociales y medios locales se reportara que, el pasado martes, cientos de campesinos acudieron a una sucursal bancaria en el centro de Oaxaca para cobrar los apoyos del programa Producción para el Bienestar.

Las filas eran tan largas, refieren los reportes, que algunos beneficiarios tuvieron que pasar esa noche a la intemperie y la aglomeración continuó al día siguiente.

Esta misma semana, alcaldes de la costa de Oaxaca también hicieron pública una denuncia respecto a la entrega de apoyos sociales.

En un comunicado, los presidentes municipales de Candelaria Loxicha, Santa María Huatulco, Santa María Tonameca, Santo Domingo de Morelos, San Miguel del Puerto, San Pedro Pochutla y Pluma Hidalgo acusaron que la delegada federal, Nancy Ortiz Cabrera, continuó con la entrega de apoyos económicos sin respetar las medidas sanitarias emitidas por el gobierno federal.

Para cuando los ediles hicieron este señalamiento, el país todavía no entraba a la fase 3 de contingencia por coronavirus, la cual fue decretada el pasado miércoles.