Desde hace 6 meses un perrito callejero llegó a la concesionaria de JAC Oaxaca, se paseaba por el lugar buscando techo y comida.

Rápidamente cambió su historia, los empleados del lugar decidieron adoptarlo, darle un nombre y un lugar donde dormir. “Solím” fue el nombre con el que fue bautizado este lomito.


Se le ve pasear muy contento por la agencia con su collar verde y próximamente su credencial como empleado.

El día de hoy Solím festeja triple, tiene un trabajo, una familia y con su historia, conmemora este 23 de septiembre, Día Mundial del Perro Adoptado.


Esperamos más finales felices como este en Oaxaca.