• mar. Jun 28th, 2022

Mexicanas arremeten contra Putin por perderlo todo en Ucrania

Mar 2, 2022

El presidente de Rusia, Vladimir Putin al declarar la guerra a Ucrania, no solo ha trastocado con la vida de miles de residentes de aquel país, si no también la de los mexicanos, que tuvieron que ser repatriados con la esperanza de que termine el conflicto militar y algún día volver a la nación que les dio todo.

Mexicanas que fueron parte del grupo de 26 persona ayudados por la Secretaría de Relaciones Exteriores para ser trasladados desde la capital ucraniana, Kiev, hacia Rumanía, culparon al presidente Putin de quitarles su casa, su familia y hasta su trabajo.

Una de las afectadas es Rosalía Tovar, mujer originaria de Guanajuato y que vivió en la capital ucraniana durante 10 años dando clases; contó que mientras dormía, el ejército ruso atacó el pueblo de Ucrania bajo el falso argumento de liberarlos.

“Ésta es la bandera del país que me dio todo, me dio casa, me dio trabajo, me dio mis mejores amigos, mi escuela, mis estudiantes. Putin, mientras dormíamos, nos atacó. Mis niños, mis estudiantes están en búnkeres ahora, mis mejores amigas están en búnkeres sin alguien que las escuche. Yo les pido que por favor no crean en la propaganda rusa. Putin no vino a liberar a nadie porque éramos felices, teníamos vidas felices, teníamos libertad”, manifestó mientras mostraba una bandera de Ucrania y pedía el fin de la guerra.

Mientras que la señora Aurea Toga, reveló que viajó con su hijo de 14 años y tuvo que dejar a su esposo ucraniano, quien es ingeniero mecánico de aviones y debió quedarse en su país como parte de la resistencia. Para ella, el conflicto armado se debe “a la ambición de un solo hombre”.

“Nos ha cambiado la vida. Nos ha separado. Hay niños inocentes pagando algo que no hicieron. La ambición del hombre no tiene límites”, lamentó.

Narró también como fueron los lanzamientos de primeros misiles, y no pierde la esperanza de algún día reencontrarse con su marido a quien conoció en Veracruz hace 15 años.

Con todo y su perra de raza salchicha llamada Romina, Ivette Rosano huyó de Kiev con su esposo de origen ucraniano y su hijastro Leoni. La familia contó que decidió escapar al inicio del conflicto cuando en grupos de ucranianos en Telegram notificaron el avance de las tropas rusas.

Rosano, quien considera regresar a la Ciudad de México, recordó que conoció a su esposo en 2017 y en 2018 se casaron. La razón por la que su esposo no fue obligado a enlistarse en la defensa de su país es que la ley lo exentó al ser la única persona que puede cuidar de su hijo de 9 años.

Ivette y su familia hicieron tres días para poder escapar. “Todo el trayecto está lleno de complicaciones. Conseguimos un auto que tuvimos que abandonarlo en la frontera, que todavía no sé como pagarlo. No hay gasolina, el primer día avanzamos 85 kilómetros en todo el día, porque es un estacionamiento, la carretera somos miles de personas las que queremos salir”, recordó.

Con información de Publímetro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.