• mar. May 24th, 2022

¿Hay un “Estafador de Tinder” mexicano? Mujer denuncia que fue una de sus víctimas

Feb 10, 2022

El estreno del documental “El Estafador de Tinder” causó revuelo en las redes sociales, no solamente porque los usuarios quedaron sorprendidos por el modus operandi del hombre que engañaba a las mujeres para robarles dinero, sino porque también inspiró a otros cibernautas a contar sus historias.

Tal es el caso de una joven llamada Sofía que publicó un hilo de Twitter en el que contó que fue engañada, manipulada emocionalmente por un chico que conoció a través de Tinder en México.

La joven contó que conoció a Guillermo en Tinder, vio su perfil y aunque tenía unas fotografías de baja calidad pudo identificar que se trataba de un chico guapo y blanco.

“Todo empezó en marzo de 2020 (Mérida) cuando apenas llevábamos unas semanas de pandemia. Entré a Tinder, como de costumbre, y entre las miles de personas aburridas encontré a Guillermo. Tenía tres fotos de muy mala calidad, de esas que se ven tomadas en el 2008 con un BlackBerry.

“Era un hombre guapo, doctor, alto, piel blanca, cabello negro rizado y un lunar característico en el rostro. Hice swipe a la derecha. Hicimos match. Supongo que empezó como cualquier plática. En realidad he bloqueado tantas cosas en mi memoria, que no me acuerdo de detalles”, contó Sofía en su hilo de Twitter.

La joven señaló que pronto todo empezó a volverse raro cuando ella le mandaba fotos, pero él nunca le enviaba fotos, incluso dijo que cuando pasaron a las llamadas la voz del supuesto “estafador de Tinder” mexicano se escuchaba distorsionada y él aseguraba que era porque no servía su micrófono.

“Un día pasamos a llamadas. Si me marcaba, su número siempre aparecía como “desconocido” aunque estuviera grabado, y su voz se escuchaba distorsionada, como de película de miedo cuando te llaman para avisar que mañana te matan. La excusa: “Mi micrófono del cel se mojó”. Le creí”, recuerda la usuaria de Internet.

Guillermo la chantajeó en una ocasión amenazando que se iba a suicidar con unas pastillas, Sofía le rogó que no lo hiciera y le suplicó que le enviara la ubicación para ir a salvarlo, pero nunca pasó nada.

Asimismo, la joven indicó que Guillermo la hacía sentir mal con su cuerpo, pues decía que él hacía mucho ejercicio y no podía andar con alguien con un cuerpo no atlético, ya que él era doctor. Además de que él nunca quería que se vieran en persona.

La usuaria tenía muchas dudas y decidió investigar el perfil de Instagram del “estafador de Tinder” mexicano. Hasta que haciendo un recuerdo de sus conversaciones hasta que por fin dio con la casa del sujeto.

“Un día (mi parte favorita), decido encontrar su casa. Tenía 5 pistas claves: sabía la colonia y la zona específica; la casa era de una planta, no tenía coche, tenían dos perritos y me sabía el nombre de la mamá. Así que decido salir con una amiga de cacería. Yo iba a encontrarla.

“Después de varias vueltas y tener algunas casas en la mira, encuentro una que cumplía con las características. En la casa de al lado había una señora barriendo. Me bajé y pregunté: “¿Sabe dónde vive la señora Rebeca?” (es una colonia antigua, así que supuse que todos se conocen)”, contó Sofía.

“Una mañana amanecí con ganas de ver el mundo arder y le dije: “Voy al súper, ¿me acompañas?”. Al negarse, le respondí: “Bueno, al menos sal a saludar. Estoy en la puerta de tu casa”.

“Al principio no me creyó, pero cuando describí la casa y le dije que su mamá estaba en la puerta regando, todo cambió. Empezó a preguntarme que cómo encontré la casa y decirme que estoy loca, que menos va a salir porque “qué miedo”, soy una intensa y seguro le voy a hacer algo”, señaló la joven.

Después de ese episodio Guillermo “el estafador de Tinder” mexicano decidió contar la verdad y resultó que en realidad era una mujer llamada Mariana.

“Quedé fría. Me dice entre lágrimas que su nombre es Mariana, que nunca quiso lastimarme, que todo lo que decía era real y que me amaba. Yo tenía demasiadas dudas, mucho por decir, y necesitaba verle la cara para comprobar que todo era real. Estaba en shock”, recordó Sofía.

“Quedamos en vernos en un parque por su casa. Llegué temblando y me encerré en mi coche. De pronto veo a alguien acercarse: mujer, piel morena, complexión gruesa (la ironía), baja estatura y ropa deportiva. No sabía si bajarme del coche; tenía miedo pero mil preguntas que hacer”, indicó la usuaria.

Sin embargo, Sofía señaló que la historia continúa, ya que tiempo después una mujer llamada Verónica la contactó porque estaba hablando con Guillermo y le contó que le hizo lo mismo que a ella, incluso le quitó dinero, ya que Verónica pagó un viaje a Cancún para que fueran juntos, pero se fue sola.

Con información de La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.