Agencia Quadratín

Oaxaca, Oax.- La delegada de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) en Oaxaca, Lourdes Santiago, informó que en la venta informal de oxígeno en redes sociales es donde más se han reportado abusos entre los consumidores. No obstante, al no haber constancia de compra-venta, la Profeco no puede intervenir en el negocio informal.

Dijo que en estos casos intervienen otro tipo de autoridades, por lo que se hace un exhorto a los ciudadanos y revendedores a no lucrar con la necesidad de la gente.

Asimismo, señaló que las 14 empresas formales expendedoras de oxígeno son vigiladas y se detectó un aumento de recargas y compra de tanques de oxígeno aumentaron desde hace dos semanas, lo que implicó visitas a los establecimientos que los distribuyen y comercializan de manera directa.

En este proceso, se detectó que lo que hacen falta son tanques o cilindros, situación que es a nivel nacional y venta informal.

La funcionaria detalló que quienes se dedican a la venta formal de este producto, cuya demanda es atípica en este momento de pandemia, tiene la obligación de expedir nota de venta, entregar completo el producto y no tener incremento injustificado en los precios.

Dijo que se realizó un parámetro de precios de lo que cuesta una recarga de un tanque de oxígeno en la zona conurbada de Oaxaca, en donde no puede exceder de los 200 a 900 dependiendo de la capacidad.

Para el caso de la comercialización, indicó están solicitado a los establecimientos muestren facturas que comprueben que tienen que aumentar el precio.

“Nosotros actuamos por denuncia, no tenemos un registro de todo lo que se comercializa porque este producto no ha sido un bien primario”, dijo.

Añadió que hasta antes de iniciada la emergencia primaria no se hacía un monitoreo con anterioridad de la comercialización de tanques de oxígeno, pero en estos momentos hay una demanda inusual.

“Desde que se dio el incremento en la demanda, en la primera semana de enero, nos hemos dado a la tarea de monitorear el mercado, buscado a los proveedores, pero de alguna manera el parámetro de los costos lo tienen los especialista y de ahí nos hemos guiado en los precios”, dijo.

La funcionaria indicó que, si un proveedor formal se está excediendo en los precios, se requiere de una denuncia o reporte, ubicación y nombre, para lograr una mayor efectividad.

Dijo que en estos casos de comprobarse estos abusos lo que procede no es el cierre, debido a la demanda, pero sí sanciones que pueden ir de los 500 pesos a 3 millones, dependiendo de la gravedad.