Redacción Oaxaca Político / Juan Carlos Zavala / El Universal

La Asociación Cívica Mexicanos Unidos demandó la intervención de organismos de derechos humanos de todos los niveles, como la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para que visiten la región donde se asienta la nación Triqui en Oaxaca, y emitan las medidas necesarias para garantizar la vida y seguridad de este pueblo originario.

El llamado de esta organización civil se da luego del ataque armado registrado el 9 de diciembre contra indígenas triquis en el que fueron asesinadas cinco personas, entre ellas, dos menores de edad y su abuela, una mujer de 75 años; y por la violencia registrada en los últimos meses en los que han sido asesinados líderes comunitarios, autoridades y miembros de organizaciones políticas que operan en la zona.

El pasado jueves, mujeres, niños y hombres, afines al Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT), fueron víctimas de una emboscada en el paraje “Barranca Amarga” de la comunidad de Rastrojo Copala de Santiago Juxtlahuaca.

Las víctimas mortales fueron cuatro mujeres y un hombre, así como tres menores edad resultaron heridos, dos niñas y un varón.

Asimismo, la organización denunció que las autoridades de los gobiernos estatal y federal, así como de procuración de justicia en Oaxaca no efectúan los trabajos correspondientes para abatir la violencia en la región.

En un comunicado, solicitó la mediación de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Comisión Nacional De Derechos Humanos, entre otros.

“Por este medio denunciamos el creciente ambiente de violencia en la zona Triqui de Oaxaca, donde los gobiernos locales, estatal y federal, lejos de procurar condiciones que permitan resolver los conflictos que por años han asolado a las comunidades y promover un ambiente de sana y fraterna convivencia, han hecho justo lo contrario”.

Mexicanos Unidos advirtió que de los hechos registrados el pasado 10 de diciembre no ha sido detenido ninguno de los responsables y aseguró que esto sólo alienta a la impunidad de los asesinos y motiva el incremento de la violencia.

Consideró fundamental la presencia de las autoridades en las zonas afectadas para que definan acciones que permitan evaluar la aplicación de sanciones a los funcionarios e instituciones omisas.

Con la masacre de esta familia suman al menos 18 los asesinatos contra integrantes de la nación Triqui, de los cuales 17 son de personas afines al MULT, y una militante de la Unión de Bienestar Social dela Región Triqui (Ubisort), que mantienen fricciones entre ellas.

Sobre la masacre de la familia, el MULT condenó el ataque; advirtió que se consultará con sus integrantes las acciones a seguir, como adoptar la postura política de las comunidades de Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) sobre la autonomía de los pueblos; un éxodo pacífico de todas las familias de su organización hacia la Ciudad de México y la toma de espacios en radiodifusoras.

Señaló que la exigencia que dio a conocer EL UNIVERSAL, respecto a que la Fiscalía General de la República (FGR), y la Unidad de Inteligencia Financiera indaguen a personajes políticos de la región, señalados de estar vinculados con la violencia causó incomodidad y reactivó las agresiones.