ÓSCAR RODRÍGUEZ

En Oaxaca, organismos de derechos humanos y colectivos sociales demandaron justicia, a siete meses del asesinato del joven deportista Alexander, caso en el que las indagatorias están estancadas y donde se prevé la posible liberación del único detenido por los hechos.

Este miércoles a las 9 de la mañana se realizará la audiencia de juicio oral en la sede el juzgado de Control en el municipio de San Juan Bautista Tuxtepec, donde la defensa del policía detenido presentará como prueba que el disparo que hizo el elemento de seguridad contra el joven futbolista, ocurrió de forma accidental, pese a los alegatos de la familia y sus abogados que sostienen la tesis de que el tiro fue directo, con alevosía y ventaja hacia la cabeza de Alexander.

Además, en esta audiencia los familiares de la víctima pedirán al juez ampliar la indagatoria para sancionar a toda la cadena de mando implicada en este hecho, porque presuntamente se dio la orden para agredir al futbolista y los jóvenes que lo acompañaban.

Virgina Gómez, madre de Alexander, acusa que la orden para asesinar a su hijo la dio el presidente municipal de Acatlán de Pérez Figueroa, Adán Maciel, a su comandante en jefe de la Policía Municipal, y éste, a su vez, a los cinco elementos que mantenían un puesto de control vehícular en las calles del poblado.

Incluso, la familia de Alexander exige la renuncia del fiscal general de Justicia, Rubén Vasconcelos, por la presunta falta de respuesta para esclarecer el crimen, pues lo acusan de negarse a ampliar la carpeta de investigación, impidiendo el castigo a los implicados. En tanto, el movimiento social “Todos Somos Alexander” exige la renuncia del presidente municipal de Acatlán de Pérez Figueroa, de extracción panista, Adán Maciel Sosa, quien, dicen, se ha negado a entregar información al juez del operativo realizado el día de los hechos para, presuntamente, proteger al resto de los policías involucrados en el ataque.

El presidente de la Comisión de Seguridad Pública en la Cámara de Diputados, Gustavo Díaz Sánchez mencionó que hay una solicitud y exhorto por parte del pleno legislativo para que el fiscal Rubén Vanconcelos entregue un informe completo del avance de las indagatorias, porque de acuerdo con el expediente, hay lagunas que no se han desahogado y que han violentado el principio de justicia en el caso.

Alexander tenía 16 años cuando fue asesinado de un disparo en la cabeza presuntamente por un policía municipal del ayuntamiento de Acatlán de Pérez cuando regresaba de una tienda cercana a su domicilio. La víctima quería convertirse en futbolista; era mediocampista de la Tercera División de Rayados, filial Tierra Blanca, Veracruz. Chander, como era conocido, nació en Estados Unidos pero viajó a Oaxaca para vivir un tiempo con su mamá y cumplir su sueño de debutar en el máximo circuito, pero fue asesinado.

El 9 de junio de este año, el día que fue atacado a tiros El Chander junto con 10 amigos, regresaban de haber comprado refrescos pues festejaban el cumpleaños de uno de ellos y en la carretera estatal El Amate-Acatlán, encontraron un retén en el municipio de Acatlán de Pérez Figueroa donde un oficial habría disparado al aire y les dijo que se detuvieran.

Sin razón alguna, el resto de los policías habrían continuado con los disparos hasta que una de esas balas impactó en la cabeza de Alexander, sus amigos escaparon para avisar de la tragedia. Antes de que llegaran los familiares de Chander, una vecina del lugar vio cuando presuntamente los policías intentaron ‘sembrarle’ una pistola al joven.

Por Adair MP