El Grupo de Estudios Sobre la Mujer “Rosario Castellanos” (GESMujer) manifestó su indignación por el crimen de odio de Geovanna A. R., de 27 años de edad, cuyo cadáver fue localizado este martes en una barranca.

Tras exigir que el caso se investigue bajo el protocolo de feminicidio, la presidenta de GESMujer, Angélica Ayala Ortiz, señaló la urgencia de implementar investigaciones que lleven a la sanción ante asesinatos violentos por orientación de género.

Geovanna, una mujer trans, fue reportada como desaparecida desde el pasado 25 de noviembre en San Agustín, Etla. Su cadáver se localizó hoy en una barranca del paraje “El Campamento”, en Santiago Suchilquitongo.

Este caso, como el de 477 mujeres y niñas que han sido asesinadas de manera violenta en lo que va de la administración de Alejandro Murat, es una indignante muestra del nivel de violencia machista y la misoginia que persisten en Oaxaca, recalcó Ayala Ortiz.

Asimismo, consideró que expresiones discriminatorias, actos de violencia que se materializan en crímenes de odio, graves violaciones a los derechos humanos por motivos relacionados con la orientación sexual, la identidad o expresión de género de las víctimas, deben ser erradicadas de la sociedad a través de políticas públicas de inclusión que reconozcan los derechos a la diversidad sexual y de género.

Desde su expresión de ser mujer, Geovanna, dijo, es una víctima más de las omisiones y negligencias de la Fiscalía General de Oaxaca, ya que fue reportada como desaparecida a la unidad de búsqueda de personas no localizadas, pero no lograron encontrarla con vida.

Destacó que en 25% de los casos de 94 mujeres asesinadas de manera violenta en lo que va del año, sus cadáveres fueron abandonados en lotes baldíos, barrancos, poblados solitarios, caminos de terracería, en el basurero, en fosas clandestinas o, como en este caso, en una presa, lo que representa una deshumanización de su cuerpo y, por lo tanto, debe considerarse como transfeminicidio.

Por Adair MP