Redacción Oaxaca Político

A pesar de acatar las medidas sanitarias y trasladar los servicios presenciales a plataformas digitales, cuatro pastores cristianos evangélicos han muerto por complicaciones en su salud ocasionadas por el coronavirus.

“La pandemia arrebató la vida a estos hombres que se dedicaban a servir al prójimo”, afirmó el representante legal de la Confraternidad de Pastores Evangélicos Cristianos del Estado de Oaxaca (Copaceo), Porfirio Flores Zúñiga.

El también pastor de la Iglesia Alianza Cristiana de Oaxaca, Porfirio Flores Zúñiga informó que los ministros de culto cerraron los templos desde el mes de abril pasado para cumplir las disposiciones de los tres niveles de gobierno, sin embargo, desafortunadamente se contagiaron del virus.

Explicó que los decesos se registraron en junio, julio, agosto pasados y en este mes por terminar, tres en la región de los Valles Centrales y uno más en el Istmo de Tehuantepec, donde los pastores evangélicos cristianos servían en sus iglesias locales.

Subrayó que otra importante cantidad de pastores evangélicos cristianos se ha contagiado de la enfermedad, pero gracias a Dios y a su tratamiento médico pudieron sanar.

“Acudieron al médico de manera inmediata cuando sintieron los primeros síntomas, sin dejar de pasar el tiempo”, añadió.

Destacó que si bien los templos siguen transmitiendo sus servicios en línea, los ministros de culto han desarrollado reuniones presenciales en el color amarillo del semáforo epidemiológico, cuidando siempre las medidas sanitarias y el porcentaje de aforo dispuesto por las autoridades sanitarias.

“Todos los pastores han tenido mucho cuidado con el manejo de los servicios durante este tiempo, particularmente las iglesias que concentran a varios cientos de creyentes”, apuntó.

Flores Zúñiga dijo que la reanudación de los servicios presenciales como sucedía en el pasado solamente podrá ocurrir cuando se tenga la vacuna contra el coronavirus.

Por Adair MP