Tras la muerte del icónico Diego Armando Maradona, sus restos fueron enviados a la Casa Rosada, sede del Gobierno argentino, para que los miles de seguidores puedan dar su último adiós al deportista en los alrededores del edificio oficial.

Después de recibir una despedida íntima con sus familiares, amigos, exfutbolistas y algunas autoridades de Argentina, el féretro fue trasladado con una escolta por la policía hasta la capital bonaerense.

En la Casa Rosada se unieron cientos de aficionados y admiradores de “Pelusa”, quienes colapsaron con vehículos la autopista de entrada a Buenos Aires. Además, de acuerdo con medios locales, en la apertura del velatorio se produjeron algunos disturbios que obligaron a cerrar la sede durante unos minutos; sin embargo, posteriormente fue reabierta.

De acuerdo con algunas imágenes de medios de comunicación argentinos, el féretro en donde se encuentra Maradona fue envuelto en una camiseta argentina con el mítico número 10 que lucía cuando jugaba.

Algunas fuentes indican que, dada la cantidad de ciudadanos que han acudido a la capilla ardiente, es probable que no todos puedan entrar, por lo que se han instalado pantallas de video para que el féretro pueda ser visto desde el exterior.

Dicha ceremonia se podría comparar con algún funeral realizado en Palacio Nacional de la Ciudad de México, donde actualmente vive el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Cabe mencionar que “D1EG0”, el astro del futbol, falleció este miércoles a los 60 años en su residencia de Tigre a consecuencia de un paro cardíaco y sus restos fueron trasladados durante la noche desde su domicilio a la sede gubernamental, en el centro de Buenos Aires.