48 iguanas fueron robadas del iguanario del Foro Ecológico Juchiteco, en Oaxaca, denunciaron los encargados del lugar y temen que hayan sido comercializadas para su consumo.

Juan Celis, encargado del iguanario señaló a medios locales que fueron sacadas de sus jaulas 34 de una y 14 de otra, ejemplares que ya se habían apareado y estaban por tener huevos.

En su mayoría endémicas de la zona llamadas “iguanas negras” y otras “iguanas verdes”, lo que ocasionará que se rompa el ciclo reproductivo de esta especie que se encuentra en peligro de extinción.

Aunque algunas iguanas se refugiaron entre las piedras de su espacio, sus captores las removieron para robárselas; solo algunas lograron librarse de los delincuentes que entraron al iguanario por el río Las Nutrias, saltando la cerca.

La mayoría de ellas tenían cuatro años de crecimiento, se apareaban por esta época y a mediados del año próximo ya hubieran tenido crías; el robo de estos ejemplares rompe un ciclo de crecimiento y multiplicación de la especie altamente codiciada en las mesas juchitecas, señalaron.

El proyecto del iguanario nació hace 15 años cuando la cacería había reducido drásticamente los ejemplares de iguana en las zonas aledañas, por lo que luego de recibir un taller del Comité de Voluntarios para el Mejoramiento Ambiental (Covoma), los trabajadores del Foro Ecológico Juchiteco crearon un espacio para el cuidado y reproducción de la especie, detalló Gonzalo Bustillo Cacho, integrante del Foro.

Los ejemplares sustraídos son de la iguana negra (Ctenosaura pectinata) que es capturado para preparar el guiso de tomate y chile que se vende como desayuno y que acostumbra comer una gran cantidad de juchitecos. En el iguanario se salvaron de ser robadas iguanas verdes que estaban en jaulas cerradas con candado.

Según datos de este organismo civil, al día 200 animales son sacrificados y en Semana Santa unos 500 reptiles al día se consumen.

Los robos se han dado periódicamente por jóvenes delincuentes que se han robado un alto número de ejemplares, por lo que los integrantes del Foro Ecológico han decidido disminuir a un mínimo el número de ejemplares de iguanas en su criadero luego de este último robo, porque todo el trabajo de años de cuidado resulta que sólo beneficia a los asaltantes.

El Foro Ecológico Juchiteco, cada año por el mes de junio, tiene por costumbre liberar las pequeñas iguanas que han nacido en cautiverio para que su población vuelva a habitar la zona silvestre del municipio; con el robo de estas iguanas en edad de reproducción ya no se podrá realizar esta actividad para el próximo año.

Agregó que hace cinco años, la entonces Comisión para el Desarrollo de los Pueblos indigenas (CDI), hoy el Instituto Nacional de los Pueblos indigenas (INPI), de la delegación Oaxaca, aplicó un proyecto de remodelación del iguanario y desde entonces no ha recibido un solo apoyo más de este tipo.

El Foro Ecológico de Juchitán sobrevive con rifas y apoyo de la ciudadanía, no recibe ayuda ni del gobierno estatal ni federal, el municipio ayuda al pago de energía eléctrica y otros gastos de mantenimiento.

Hace ocho años, el iguanario sufrió su primer robo y en ese entonces desaparecieron 84 iguanas también adultas, por lo que aseguran ahora en esta época de crisis será difícil volver a retomar el proyecto.

En el país, de 11 de 15 especies endémicas de iguanas se encuentran amenazadas principalmente por lo atractivo de su comercialización.

Aquí habitan 19 especies de iguanas de las cuales la boba de Santa Catalina está en riesgo de desaparecer, de acuerdo con el Subcomité Técnico Consultivo para la Conservación, Manejo y Aprovechamiento Sustentable de las Iguanas en México.