El esquema de clases a distancia que se implementó en el país por la pandemia del coronavirus ha provocado que los alumnos deserten de las escuelas, sobre todo de las privadas en donde deben cumplir con una colegiatura pese a la crisis económica.

María Luisa Flores del Valle, presidenta de Alianza para la Educación Superior (Alpes), declaró a Publimetro que la pandemia ha afectado en el sentido de la deserción de los jóvenes a las escuelas.

En este sentido, refirió que 40% de los estudiantes ha dejado la escuela y 5% de los 680 planteles que forman parte de la Alianza ha cerrado a consecuencia de ello. En la Ciudad de México, refirió, Alpes tiene presencia con aproximadamente 50 escuelas privadas con 750 mil alumnos.

Detalló que es en los primeros semestres en donde se ha visto una reducción de la matricula pues “los mismo papás son los que deciden el que no vayan a ahorita a clases un semestre, pero este semestre ya se convirtió en un año”.

Indicó que es la deserción la que más preocupa a las 142 instituciones particulares que forman parte de Alpes. “Estamos subsistiendo en base a los mismos muchachos que puedan estar en clase y lo que tenemos guardado porque no recibimos nada del Gobierno ni de patrocinios ni ningunos consorcios altos o grupos empresariales grandes que pueden subsidiar el gasto de estas escuelas”, precisó.

A distancia, el gasto es mayor
Flores del Valle reconoció que las escuelas no estaban preparadas para trabajar bajo la modalidad que exigió la pandemia del Covid-19 y aseguró que contrario a lo que se piensa, el gasto es mayor.

“He escuchado mucho que por qué no bajan las escuelas, ahora se gasta más. Hay instituciones que rentan el inmueble, esa renta se tiene que cubrir; los impuestos se siguen pagando […] las nóminas y los impuestos también se siguen pagando y además tenemos que buscar herramientas y capacitación de docentes para que puedan dar las clases”, acotó.

Asimismo, indicó que otro de los gastos que se tienen ahora es la capacitación para los profesores con base en las exigencias de las clases a distancia; así como la contratación de ingenieros para crear las plataformas adecuadas y las herramientas para que se imparta una educación de calidad aunque las clases no sean presenciales.

La demanda actual de las instituciones privadas, dijo la titular de Alpes, es una Ley General de Educación Superior que sea justa, con ‘piso parejo’ y que otorgue los mismos beneficios fiscales para subsistir y ofrecer mayor calidad en la educación.