Oaxaca le dice adiós a las botellas de plástico y al unicel. Este domingo entró en vigor la “Ley para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos Sólidos” que prohíbe en Oaxaca- como entidad pionera-, la distribución o uso de botellas desechables de plástico y todo tipo de producto elaborado con unicel, después de que las instituciones otorgará una “prorroga” de más de 15 meses a las empresas para eliminar de su inventario este tipo de productos que aseguran son dañinos para el ambiente.

Esta ley fue se logró tras una adición de las fracciones XI y XII y la reforma aprobada al artículo 98 a la “Ley para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos Sólidos”, aprobada en abril de 2019 por la 64 legislatura local y publicada en el Periódico Oficial del Estado de Oaxaca, en junio del año pasado.

En esta nueva disposición, se señala la prohibición de “vender, distribuir o emplear envases de un solo uso elaborados con tereftalato de polietileno (PET) destinados al agua u otras bebidas, “salvo que sean destinados para fines médicos, educativos o para la atención humanitaria”, y vender, distribuir o usar envases, embalajes u otros productos de un solo uso elaborados con poliestireno expandido (unicel)”.

Las sanciones a quien no acate las medidas van de 10 a 50 mil salarios mínimos, la suspensión o revocación de concesiones o autorizaciones, decomisos, clausura temporal o definitiva o incluso el arresto para quienes por parte de las empresas que utilizan este tipo de materiales para distribuir sus productos.

El presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Congreso Local y promotor de esta ley, Horacio Sosa Villavicencio, informó que a partir de esta fecha -25 de octubre-, toca a la Secretaría del Medio Ambiente, Energías y Desarrollo Sustentable (Semaedeso) atender, ordenar, vigilar la ejecución de dicha disposición jurídica y en su caso sancionar a quienes no cumplan con lo establecido en Ley para la Gestión Integral de los Residuos Sólidos.

El legislador reconoció la voluntad de algunos empresarios, quienes con la firme convicción de cuidar el medio ambiente, se sumaron para hacer de dicha reforma una realidad, emprendiendo acciones de concientización en la ciudadanía.