El viernes 23 de octubre se convirtió en el “día más oscuro” para las familias de Ingrid Patricia Pérez Hernández de 16 años y de Zaira Leticia Morales Loyola de 29 años, dos jóvenes oaxaqueñas que desaparecieron sin dejar rastro. Han pasado más de 80 horas y sus madres están con “el alma intranquila”, porque no saben de su paradero.

Ingrid Patricia desapareció la mañana del viernes en el puerto de Salina Cruz Oaxaca, mientras que Zaira Leticia desapareció durante la noche de ese mismo viernes, en la comunidad de Santa María Xochixtlapilco, en la mixteca oaxaqueña; al tiempo que las autoridades establecieron el protocolo de búsqueda.

Las fotografías de las dos jóvenes han tapizado las redes sociales y se han compartido infinidad de veces, pero aún no aparecen.

“Yo solo quiero escuchar su voz, que me mande un mensaje o que me llame por teléfono, porque cada minuto que pasa es como si mi alma se fuera para nunca volver”, expresó Alicia Hernández, madre de Ingrid Patricia, quién señaló que las autoridades le han pedido que se tranquilice ya que se la entregaran sana y salva.

“Es desesperante no saber de tu hija, es una sensación de vacío lo que me atormenta. Mi hija es una jovencita de familia, por eso estamos muy angustiados, porque pensamos que está siendo manipulada por una persona adulta, esa es nuestra hipótesis, por eso pedimos que nos ayuden a encontrarla”.

Eran aproximadamente las 10:00 de la noche cuando Zaira Leticia salió de su casa para ir al puesto de hamburguesas que se ubica a 30 metros de su hogar y ya no volvió, desde entonces se desconoce su ubicación.

Zaira Leticia Morales -madre de dos pequeños- es una joven que mide 1.60 metros y el día que desapareció vestía pants de color crema, blusa y tenis de color blanco, además usa extensiones en el cabello.

“Mi hija se fue sin dejar rastro, no había motivos para hacerlo, sus hijos y yo, y toda la familia estamos desesperados, pedimos que aparezca, que las autoridades la busquen como lo estamos haciendo nosotros. Ella era una joven alegre y muy linda”, narró Luz María Leticia Loyola López, mamá de la joven.

Las dos madres están desconsoladas, pero todavía conservan la luz de esperanza y piden a la ciudadanía y a las autoridades no dejarlas solas hasta hallarlas con vida.

En Oaxaca a pesar de que el año pasado se publicó la Ley Estatal de Desaparición de Personas, aún no se cuenta con un responsable de la Comisión de Búsqueda de Personas Desaparecidas, apenas hace un mes se emitió una convocatoria de parte de las autoridades y legisladores.

El colectivo feminista “Consorcio Oaxaca”, a través de un recuento que efectúa, de acuerdo a un subregistro, encontraron que del total de mujeres desaparecidas en la entidad -818 casos del 01 de diciembre de 2016 a septiembre de 2020- el 13% se reportaron como “localizadas” sin tener información sobre las condiciones físicas o psicoemocionales en que fueron encontradas y, en los casos en que es posible saberlo, nueve de ellas aparecieron sin vida y con signos de haber sido asesinadas con violencia extrema.