Una empleada doméstica fue acusada de ocultar la muerte de su patrona a causa de supuesto coronavirus para quedarse con la casa de la fallecida.

Los hechos ocurrieron en la ciudad de Leganés, en España, el cual se volvió viral en casi todo el mundo.

La mujer de nacionalidad peruana, era empleada de doña Pilar, de 75 años, quien perdió la vida aparentemente por Covid-19.

Al fallecer, la trabajadora mandó a incinerar su cuerpo y se quedó a vivir en la casa como si nada hubiera sucedido hasta que los hijos de la mujer se enteraron del deceso.

Aunque este caso pueda parecer ‘perverso’, un factor que aparentemente favoreció la situación, fue que los hijos de doña Pilar no la visitaban frecuentemente.

Sin embargo, los hijos se han mostrado indignados y sorprendidos por la muerte de su madre, incluso una de las hijas de nombre Rosana, acusó que la empleada doméstica cambió el nombre de los recibos de agua y energía eléctrica del domicilio y hasta las pólizas de vida de los seguros de la mujer de la tercera edad.