Diódoro Carrasco Altamirano, exgobernador de Oaxaca, fue denunciado por la presunta malversación de 241 millones de pesos, así lo informó Luis Miguel Barbosa Huerta, actual mandatario estatal de Puebla; la denuncia fue presentada por el titular de la Secretaría de Gobernación, David Méndez Márquez.

De acuerdo con la denuncia presentada ante la Fiscalía General de la República (FGR), son 10 ex titulares de la entonces Secretaría General de Gobierno y de la Secretaría de Finanzas de Puebla quienes estarían involucrados en el caso, incluido a Carrasco Altamirano.

La malversación de fondos al parecer fue a través de una partida secreta que se utilizó durante las administraciones panistas, periodo en el que Diódoro Carrasco ocupó el cargo de Secretario General de Gobierno.

Jorge Benito Cruz Bermúdez, actual magistrado del Tribunal Superior de Justicia del estado; Diódoro Carrasco Altamirano; el actual diputado federal por el Partido Encuentro Social (PES), Fernando Manzanilla Prieto; el difunto Luis Maldonado Venegas; Roberto Moya Clemente, senador del Partido Acción Nacional (PAN); Roberto Rivero Trewartha; Guillermo Bernal Miranda; Jorge Estefan Chidiac; Raúl Sánchez Kobashi y Enrique Robledo Rubio, son los nombres que también aparecen en la denuncia.

La acusación refiere que la utilización de fondos públicos de forma ilegal a través de la Partida secreta 3370, que abarca a ex directivos de esas dependencias y fue formulada ante la Fiscalía Especializada para el Combate a la Corrupción de la Fiscalía General del Estado (FGE).

Diódoro Carrasco fue nombrado como titular de la Secretaría General de Gobierno, hoy llamada Secretaría de Gobernación, por Rafael Moreno Valle Rosas en enero de 2016, para sustituir en el cargo a Jorge Benito Cruz Bermúdez.

Medios de comunicación de Puebla reportan que Carrasco Altamirano también es investigado por facilitar la entrega irregular de al menos 29 notarías como titular de la Secretaría General de Gobierno en las administraciones de Valle Rosas y José Antonio Gali Fayad.

En agosto de 2019, Barbosa Huerta declaró en Tepeaca que en caja sólo le dejaron 600 millones de pesos sin compromisos para ejercerse en los cinco primeros meses de su gobierno.

Y fue en junio del año en curso cuando el actual gobernador de Puebla informó que la extinta Secretaría General de Gobierno (SGG) y la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) dispusieron desde el 2013 de una millonaria partida “secreta” ejercida discrecionalmente en los gobiernos de Moreno Valle, Gali Fayad y el interinato de Guillermo Pacheco Pulido.