Luego de 23 domingos y ante la pandemia del Covid-19, la Catedral Metropolitana de la ciudad de Oaxaca volvió a reabrir sus puertas este día, con medidas extremas de sanidad, a fin de evitar contagios por el nuevo coronavirus.

La puerta principal estuvo abierta pero sólo para orientación de los feligreses; en la puerta lateral del lado derecho fue el acceso, donde a los asistentes, se les recibía con tapete de sanitizante, se les tomaba la temperatura, tras ello pasaban por un rociado de desinfectante y al final se les distribuía gel antibacterial.

En el interior, todas las bancas tenían cinta amarilla de precaución y separación de personas, para que no estuviera llena, mientras que las sillas laterales fueron separadas a un metro y medio de distancia.

Fue así como el Arzobispo de Antequera Oaxaca recibió a los fervientes católicos, en un 20 por ciento de capacidad de la iglesia de Catedral.

Tras ello, agradeció el respaldo de los medios de comunicación en la cobertura informativa aún en tiempos de confinamiento,

De la misma manera, reconoció a la población por su valentía para enfrentar la situación. Asimismo, los exhortó a seguir con las medidas de sana distancia y lavado continuo de manos.

Y es que dijo que de manera repentina y lamentable, han fallecido hasta familias completas a causa del Covid-19, sin tener incluso oportunidad de despedirlos como tradicionalmente se hace en Oaxaca.

Incluso, añadió en la iglesia de Catedral ha habido servidores enfermos por el coronavirus y fallecidos.

Pese a esas circunstancias, pidió ver y seguir la vida con alegría y a no dejar la fe, con el propósito de tener aliento y esperanza.

Con información de Juan Martínez Ferra  / NSS OAXACA